6 feb. 2012

Dolor

El globo rojo trataba de esquivar aquella multitud sobre la acera, buscando un espacio por el que ir alejándose cada vez más. Tratando de no explotar, recibiendo golpes, patadas, choques, desinflándose poco a poco, buscando un poco de aire que le elevara un poco, que le hiciera respirar y esquivar al resto de la gente. Alejándose de todo. Alejándose de ella que lo observa paralizada, sola, sin poder hacer nada para recuperarlo, cansada de correr sin poder alcanzarlo. Y la ve tan frágil, intentando sin éxito contener las lágrimas, tan sola, tan perdida. Tan lejos.
Sin comprender por qué se escapa de la única que le cuidaría para siempre. Protegiéndole de los golpes, procurando que no se desinflara, admirando su belleza.




Él trata de esquivar aquella multitud, buscando un espacio por el que escaparse de todo. Tratando de no hundirse, de no sentir, de escapar del dolor, desinflándose poco a poco, buscando un poco de aire para poder respirar. Alejándose de todo. Alejándose de ella que lo observa paralizada, rota, sin poder hacer nada para recuperarle, cansada de luchar sin poder alcanzarle. Y la ve tan frágil, tan sola, tan perdida, inundada en lágrimas. Tan lejos.
Sin comprender por qué se separa de la única que le amaría para siempre. Protegiéndole del dolor, procurando hacerle feliz cada día, admirando su belleza.


11 comentarios:

Carlos dijo...

Me alegro que hayas vuelto a escribir. Es una triste y bella historia, envuelta en poesía que expresa con fuerza la despedida que tiene lugar.

Un abrazo y que el blog siga adelante!

wannea dijo...

que bonita tu historia, la verdad es que hay partes del relato que me recuerdan más a una historia de amor en la que él se aleja de ella, que a una historia de una niña que pierde su globo, quizá sea eso lo que la hace diferente

bessos!

Charlie P. Raven dijo...

Es tan sencilla y hermosa, que me he sentido identificado. En mi caso, yo fui el globo... Ojalá sigas escribiendo, me gustaría leer más cosas así.

Sara dijo...

Me ha encantado el paralelismo que has hecho en tus historias, muy original tu relato.

Es verdad que hacía tiempo que no leía nada tuyo. Puede que no te apetezca, pero sí, sabes hacerlo.

Un saludo!

María Sur dijo...

Que historia tan bonita y tan triste a la vez Paula. A veces corremos detrás de un sueño o de alquien que se escapa sin remedio... y cuesta tanto reponerse....

María Sur dijo...

Qué historia tan bonita y tan triste a la vez Paula. Cuántas veces corremos detrás de un sueño o de alguien que nos deja irremediablemente...... ufff cuesta tanto recuperarse después....

Sara dijo...

Qué bonito y qué metafórico... me ha gustado mucho. La foto, sensacional.

Esther dijo...

A mí me ha pasado algo así como a Carlos pero, la niña despista ¡Je,je!

A veces, así hay una parte que no valora o no sabe valorar todo el amor, cariño, etc. que la otra parte tiene que dar.

Saluditos :)

El mundo de Yas (Andrés) dijo...

Yo creo que por mucho tiempo que haga que dejas de hacer algo, si ese algo es algo que llevas dentro, ese mismo algo cuando sale de nuevo no es un solo algo, es un más que mucho que nunca se olvida. Felicidades por tu historia.

Mundoyás

Malena dijo...

Dos puntos de vista de una gran historia. A mi también me ha recordado a una historia de amor, de esas que se recuerdan siempre...
Me gustó leerte :)

Jan (Niobiña) dijo...

Sencillo, dulce y perfecto. Me ha encantado!!!

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.